placeholder

Twymans

Historia

Qué nos hace quien somos

Nuestro viaje como la isla de "un amor" es una historia verdaderamente notable. Es una historia de resiliencia y diversidad, escrita por jamaiquinos que cambian el mundo y luminarias globales. 

Cristóbal Colón desembarcó en Jamaica el 4 de mayo de 1494. En su registro, nos describió como ¨La isla más bella que han contemplado los ojos: las montañas y la tierra parecen tocar el cielo ... todo lleno de valles, campos y llanuras ".

En Jamaica, los marineros españoles encontraron a un pueblo amable, los taínos, que llamaron a la isla "Xaymaca", que significa "tierra de madera y agua". Las palabras "huracán", "tabaco" y "barbacoa" también se derivan de su lenguaje.

Bajo el asentamiento español toda la población indígena, - tal vez miles de personas- , murió , de una combinación de trabajo forzoso e infecciones europeas como el resfriado común, al cual no tenían inmunidad. 

En 1509, los españoles establecieron una capital, Nueva Sevilla, cerca de la ciudad de Ocho Ríos.

En realidad, los colonos llamaron al área Las Chorreras, y no Ocho Ríos, que fue una malinterpretación de los ingleses. Hoy, as ruinas de Nueva Sevilla están bajo excavación y los equipos de arqueología siguen buscando los barcos de los colonos. También se intenta identificar el primer asentamiento de los españoles en el área. En su siglo y medio de gobierno, los colonos trajeron a la isla la caña de azúcar, y más tarde, esclavos de África para cultivarla. 

Los ingleses conquistaron Jamaica en 1655 y convirtieron la isla en una vasta plantación de azúcar, enriqueciendo a los plantadores. En Inglaterra, solían decir "tan rico como un plantador de las Indias Occidentales" para referirse a los colonos con más poder adquisitivo. Para cultivar la caña de azúcar, los ingleses trajeron más africanos que trabajarían como exclavos, la mayoría de la costa oeste del continente y de la actual Nigeria. Los bucaneros pronto llegaron a Jamaica, atacando los barcos españoles y franceses.  Uno de los personajes más relevantes de la época es Henry Morgan, quien llegaría a ser Teniente Gobernador. Su hogar, Port Royal, era conocida como la "ciudad más rica y más malvada de la cristiandad". Pero, en 1692, un terremoto la destruyó, ahogándola en el fondo del mar. 

Cuando llegaron los ingleses, los españoles huyeron a las islas vecinas. Sus esclavos escaparon a las montañas y formaron sus propios grupos independientes, llamados cimarrones. A los cimarrones se unieron a su vez otros esclavos que escaparon de los ingleses. Tan exitosos fueron los cimarrones, peleando desde sus fortalezas, que los ingleses se vieron obligados a firmar tratados de paz que les otorgaban el autogobierno y les cedían las tierras de las montañas. El tratado en 1739 les dio una medida autonomía que todavía conservan hoy. La esclavitud fue abolida en 1834. En el caos económico que siguió a la emancipación, se destacó un evento: la rebelión de Morant Bay de 1865. El levantamiento fue dirigido por un diácono bautista negro llamado Paul Bogle y fue apoyado por un acaudalado empresario de Kingston, George William Gordon . Ambos fueron ejecutados y ahora se encuentran entre los héroes nacionales de Jamaica. En los años que siguieron, se forjó gran parte de la Jamaica moderna. Los migrantes de India y China llegaron como trabajadores contratados para haciendas azucareras y se trasladaron rápidamente a otras ocupaciones. Pronto llegaron los colonos judíos, seguidos de los comerciantes de Medio Oriente. Todos estos grupos crearon la diversidad Jamaicana,  a lo que debemos el lema nacional "Out of Many, One People¨. 

En la década de 1930, nació la política en Jamaica. Dos hombres muy diferentes, Norman Manley y Alexander Bustamante (que, en una coincidencia exclusivamente jamaicana, resultaron ser primos), fundaron los dos principales partidos políticos, el Partido Nacional del Pueblo y el Partido Laborista de Jamaica, respectivamente. El 6 de agosto de 1962, en una ceremonia de medianoche presenciada por la princesa Margaret de Gran Bretaña y el vicepresidente de los Estados Unidos Lyndon Johnson, se bajó la British Union Jack para hizar la nueva bandera jamaicana negra, dorada y verde, convirtiendo a la isla en un país independiente.